Soñar que me estoy cayendo

La caída en los sueños es otro tema bastante habitual en el mundo onírico. Esta situación, por lo general, acaba antes de chocar con el suelo, provocando que el soñador despierte de forma brusca con una sensación desagradable recorriendo todo su ser.

El caer es una indicación de inseguridad, inestabilidad y ansiedad. Esto pasa cuando uno se siente abrumado y fuera de control con respecto a alguna situación en la vida cotidiana. O quizás también sin motivo aparante. Puede reflejar lo que se siente en relación al entorno de trabajo. Indica que se ha perdido el punto de apoyo y no resulta difícil mantenerse al día con el ajetreo y el bullicio del día a día. Mientras se cae, no hay nada a qué agarrarse, abocado a un movimiento forzado hacia abajo sin ningún tipo de control que puede significar una situación paralela en la vida de vigilia. Hay que prestar atención, pues si este sueño se repite cada noche suele encerrar un mensaje muy claro.

Caer en los sueños a menudo refleja un sentimiento de fracaso o inferioridad de alguna circunstancia personal. Puede ser el miedo a fracasar en el trabajo, la escuela o sufrir una pérdida de la condición o fracaso en el amor. Se siente vergüenza y un sentido de pérdida de la autoestima e incapacidad de seguir el ritmo de la situación actual o de “no dar la talla”. Si esto es cierto hay que luchar por vencer ese miedo, quizás pidiendo ayuda a nuestros seres queridos o entorno más cercano.

La caída en los sueños ocurre típicamente durante la primera etapa del mismo. Los sueños en esta fase suelen ir acompañados de espasmos musculares de los brazos, las piernas y todo el cuerpo conocidas como sacudidas mioclónicas (contracciones involuntarias de un músculo o músculos que a menudo se produce antes de que una persona se duerma y es, por lo general, inofensivo). Hay personas más propensas que otras a sufrir este tipo de espasmos, que no significan nada en sí mismos y que no deben generarte ningún tipo de preocupación.

Volver al libro de los sueños